¡Conoce 3 mitos sobre la sucralosa!

La Sucralosa es un edulcorante libre de calorías que se obtiene a través de un proceso, el cual modifica la molécula de azúcar, conservando su sabor, pero sin sus calorías.
Aun así, han surgido diversos mitos relacionados a su consumo y los efectos que pueden tener para quienes optan por este tipo edulcorante.
Es por eso que aquí dejamos tres mitos sobre la Sucralosa:
1. La Sucralosa es peligrosa para la salud. Falso: La sucralosa es un edulcorante no nutritivo cuyo consumo es seguro para las personas incorporado, bajo condiciones definidas*, a bebidas y otros alimentos en reemplazo del azúcar o azúcares. Su seguridad está probada por diferentes entidades internacionales, Codex Alimentarius y Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), entre otras.
2. La Sucralosa se mantiene en el cuerpo y no es eliminada. Falso: La Sucralosa que consumimos en nuestras comidas es absorbida en una cantidad mínima; lo poco que se absorbe se excreta en la orina rápidamente y no existe órgano ni tejido para su acumulación o reserva en el cuerpo.
3. Puedo bajar de peso si incluyo en mi dieta la Sucralosa. Verdadero: El consumo de sucralosa, al igual que otros edulcorantes no nutritivos, en reemplazo del consumo de azúcar o de azúcares que aportan calorías, puede contribuir al control o disminución de peso, siempre y cuando la incluyamos en una dieta balanceada, no reemplacemos las calorías eliminadas por otros alimentos y realicemos ejercicio diario.
Así que ya lo sabes, incluye con tranquilidad a tu dieta Iansa Cero K en sus variedades Iansa Cero K Sucralosa y Stevia más Sucralosa con Tagatosa y disfruta de un momento dulce todos los días.
* El consumo diario de edulcorantes no debe sobrepasar la Ingesta Diaria Admisible (IDA) del edulcorante consumido. En el caso de la sucralosa la IDA es 15 mg por Kg de peso corporal por día. Para calcular el máximo a ingerir diario basta con multiplicar el peso individual por la IDA. Así, un niño de 10 kg puede ingerir un máximo de 150 mg de sucralosa al día; una persona que pese 50 kg; máximo 750 mg por día, etc.